Cuidados naturales de la piel del bebé

cuidados piel bebé

Para bebés y niños los productos de cuidado diario han de ser lo más naturales, simples y libre de tóxicos posible. En el caso de la higiene, en general los bebés no deberían entrar en contacto con ninguna sustancia sintética, especialmente el primer año de vida que es cuando su sistema inmunológico está en pleno “aprendizaje” para saber qué sustancias considerar enemigas y cuáles no. Además, la piel en los bebés además de ser menos ácida, es mucho más fina y delgada que en adultos y eso hace que sea extremadamente permeable a muchas sustancias que no afectan a los adultos porque no pasan la barrera hidrolipídica de la piel.

Por esto se recomienda que para la higiene no se utilice ningún jabón o gel de baño con tensioactivos agresivos (son detergentes artificiales que rompen esa frágil barrera hidrolipídica de su piel y les hace muy sensibles a sufrir inflamaciones, dermatitis, infecciones cutáneas, descamaciones, etc.

Dentro de los tensioactivos más peligrosos están el el Laureth Sulfato Sódico (SLES) y el Lauril Sulfato Sódico (SLS). El Laureth Sulfato Sódico no se metaboliza por el hígado por lo que es bioacumulativo y probadamente carcinogénico y el Lauril Sulfato Sódico (SLS) es extremadamente irritante con piel, mucosas, ojos y vías respiratorias. Los tensioactivos agresivos desgraciadamente también se suelen encontrar en los típicos jabones y champú para bebé, así debéis estar atentos a los nombres con los que se encuentran en las etiquetas para poder reconocerlos, son los siguientes:

Ammonium Lauryl Sulfate, Disodium Laureth Sulfosuccinate, Sodium Laureth Sulfate, Sodium Lauryl Sulfate, Sodium Laureth Sulfoacetate, Sodium Myreth Sulfate.

Para la higiene diaria, aún a riesgo de parecer un poco extremistas, recomendamos no usar ningún tipo de jabón, quizá sólo para zonas concretas que se ensucian más, como el culete, y el resto bañar al bebé con una solución de agua y aceite vegetal natural. Van muy bien el aceite de caléndula y el aceite de almendras.

 

Aceite de caléndula

Si se usa jabón, mejor que no sea en gel, a no ser que lleve algún tensioactivo muy suave como el coco glucósido. Para las ocasiones que se use jabón, es mejor apostar por jabones suaves ecológicos totalmente libres de tóxicos, que contengan gran porcentaje de sustancias emolientes y nutritivas para proteger y reemplazar la capa lipídica (aceite de oliva, almendra, manteca de karité, manteca de cacao, etc…). Además, mucho mejor si es un jabón artesano hecho mediante el proceso de saponificación en frío, para que conserve todas las propiedades de los ingredientes intactas.

Después del baño siempre se recomienda reforzar la protección de nuevo con un aceite suave. Para la zona del culete, es ideal utilizar un bálsamo con caléndula y cera de abeja ecológico, ya que sirve de crema de pañal, calmando las irritaciones y creando una barrera natural contra la humedad (no hace falta el famoso óxido de zinc para eso).

 

Bálsamo de caléndula de Alter Eco

Uno de los productos que conviene evitar completamente es el talco, que suele estar contaminado con asbesto, que es cancerígeno, y está especialmente relacionado con cáncer de pulmón y ovario.

Respecto a otras sustancias tóxicas, recomendamos especialmente evitar los derivados de petróleo, como los aceites minerales y parafinas que cubren la piel con una película plástica que le impiden respirar, no se pueden metabolizar por el hígado y también son cancerígenos (el famoso aceite Johnson´s es puro aceite mineral). Los podéis reconocer en las etiquetas por estos nombres: paraffinum, paraffinum liquidum, petrolatum.

También evitar especialmente todos los perfumes sintéticos y los ftalatos que son alteradores endocrinos, colorantes (especialmente las anilinas) y humectantes sintéticos (como el propilenglicol).

En resumen, apostar por lo más natural siempre es garantía de salud y seguridad. Si nos dejamos guiar por el instinto, seguro que nuestras opciones de compra se naturalizan y sobre todo, se simplifican de forma significativa.

 

fold-left fold-right
About the author
Hola! me llamo Elsa y soy bióloga especialista en Bioquímica y Biología Molecular. Me gusta caminar por la Tierra como lo haría por el vientre de mi madre, con infinito respeto y amor. Soy una apasionada de la fitoterapia y aromaterapia, la bioconstrucción, la agricultura ecológica, las energías renovables y los movimientos sociales que luchan por un mundo más justo. Intento vivir una vida más sostenible mientras sueño con la autosuficiencia alimentaria y energética, aunque soy consciente de que mi huella aún es grande. Actualmente compatibilizo mi labor en Opción Bio con mi pasión por la salud y la cosmética ecológica en Alter Eco (www.altereco.es) Podéis contactar conmigo aquí: elsa@opcionbio.es

Dejar un comentario