Opciones de higiene menstrual natural

let´s start the conversation

En el Día Internacional de la Mujer, nos parece de lo más apropiado hablar de la menstruación, pues es un tema con grandes implicaciones a nivel económico, sanitario, educativo y medioambiental, que sin embargo no se visibiliza adecuadamente en la sociedad.

Poder controlar higiénicamente la menstruación, de manera segura y digna, es un derecho humano básico y fundamental para la igualdad de las mujeres.


Teniendo en cuenta que las mujeres menstruamos una media de 40 años -lo que representa unos 2.500 días  en nuestra vida- es muy importante que los métodos y productos de higiene menstrual que usemos sean seguros, pues afectan a nuestra propia salud, ya que estos productos están en contacto directo con nuestra vagina durante mucho tiempo, una de las zonas más sensibles de nuestro cuerpo.

Actualmente en los países desarrollados disponemos de varios tipos de productos para la higiene menstrual, sin embargo hace tiempo que se alerta sobre la incierta seguridad sanitaria de los mismos, debido al tipo de materiales con los que se fabrican y el secretismo de las compañías al ocultar los ingredientes utilizados en los etiquetados.

Sin embargo, en los países en vías de desarrollo (o quizá mejor decir países “arrollados”), la problemática va mucho más allá.

Varios estudios de investigación han identificado a la menstruación como uno de los principales obstáculos a la escolarización de las niñas. Los suministros sanitarios son caros y fuera del alcance de la mayoría de los hogares. Un paquete de compresas en Kenia cuesta aproximadamente la mitad del salario diario medio de la mayoría de los trabajadores no cualificados. Como resultado, muchas niñas se ven obligadas a utilizar trapos, periódicos, barro o corteza de los árboles, lo que implica un fuerte riesgo de infección y enfermedad.

Vamos a repasar los principales productos de higiene menstrual con sus ventajas e inconvenientes para que podamos elegir de forma consciente y responsable las opciones más naturales respecto a nuestra salud y la del medio ambiente.

COMPRESAS

Su ventaja evidente es la comodidad de colocación, pero su gran desventaja es que la sangre acumulada durante un tiempo genera humedad en contacto con la piel, lo que puede provocar desde irritaciones en la piel hasta fomentar la proliferación de infecciones como las cándidas. Además, las desechables convencionales están creadas con materiales que mezclan cada vez más plásticos y otras sustancias tóxicas como perfumes o tintes artificiales, que no son recomendables en contacto directo con la piel ya que pueden pasar a través de ella al torrente sanguíneo y además generan un problema ambiental al desecharlas. Como alternativa, se pueden elegir las más naturales (sin perfumes, plásticos o colorantes), existen compresas de materiales naturales y sostenibles como el cáñamo e incluso de jacinto de agua como la Janipad; también las hay reutilizables de algodón natural sin tóxicos que se lavan y vuelven a utilizar. Una de nuestras marcas favoritas de este tipo es Maripuri Tijeritas, que  elige proveedores de fibras sostenibles de Europa, como algodón orgánico y cáñamo, buscando la proximidad y la certificación GOTS, una de las más estrictas a nivel de calidad.


TAMPONES

Representan un gran avance en la comodidad e higiene menstrual, puesto que se insertan dentro de la vagina y favorecen la libertad de movimientos, evitando la humedad en la piel y los olores debidos a la degradación de la sangre en contacto con el aire. Entonces, cuál es el problema con los tampones? aparte de que tienen algunos riesgos reconocidos, como el llamado Síndrome del Shock Tóxico, causado por una toxina producida por algunos tipos de bacterias, tienen otros riesgos no reconocidos por los fabricantes debidos a la utilización de materiales artificiales como el rayón, o un tipo de algodón tratado con múltiples químicos. Recomendamos encarecidamente escoger los de algodón natural, sin blanqueantes y preferiblemente de cultivo ecológico para evitar que restos de pesticidas, herbicidas, cloro y otras sustancias extremadamente tóxicas entren en contacto con la mucosa vaginal.

Existen varias marcas que comercializan este tipo de tampones ecológicos, como los de Natracare, MasmiOrganyc

COPA MENSTRUAL

Es el método menos conocido, por ser bastante reciente, pero para nosotras es el más revolucionario y desde que lo empezamos a usar lo recomendamos sin lugar a duda tanto por su nivel de seguridad sanitaria, por su bajo impacto ambiental y por el ahorro económico que supone frente a los otros métodos.

Se trata de una pequeña copa hecha de silicona de grado médico, que se introduce en la vagina de forma similar a los tampones, solo que su ubicación es más baja que la de estos. Almacena la sangre y los fluidos vaginales, pero no los absorbe como los tampones, por lo que no provoca sequedad vaginal y por esto no tiene riesgo de ocasionar infecciones. Almacena aproximadamente 30 ml, por lo tanto no es necesario vaciarla tan seguido como las compresas o los tampones. Para reutilizarla solo se vacía y aclara con agua limpia entre cada uso y para la siguiente menstruación se hierve en agua para eliminar posibles bacterias. Teniendo en cuenta que las mujeres utilizamos unas 10.400 unidades de tampones o compresas a lo largo de nuestra vida, y que la copa menstrual puede durar de 10 a 15 años, el ahorro económico y el bajo impacto ambiental es evidente.

Además, a nivel social el impacto puede ser también muy importante, si pensamos que muchas niñas y jóvenes de países en vías de desarrollo tienen un elevado absentismo escolar debido a no poder acceder a métodos asequibles les impide el acceso a sus centros educativos.

Sin duda, esto representa un paso importante para empoderar a niñas y mujeres y liberarlas de la carga económica que supone un hecho tan natural y fisiológico como menstruar.

 

 

 

fold-left fold-right
About the author
Hola! me llamo Elsa y soy bióloga especialista en Bioquímica y Biología Molecular. Me gusta caminar por la Tierra como lo haría por el vientre de mi madre, con infinito respeto y amor. Soy una apasionada de la fitoterapia y aromaterapia, la bioconstrucción, la agricultura ecológica, las energías renovables y los movimientos sociales que luchan por un mundo más justo. Intento vivir una vida más sostenible mientras sueño con la autosuficiencia alimentaria y energética, aunque soy consciente de que mi huella aún es grande. Actualmente compatibilizo mi labor en Opción Bio con mi pasión por la salud y la cosmética ecológica en Alter Eco (www.altereco.es) Podéis contactar conmigo aquí: elsa@opcionbio.es

Dejar un comentario