El azúcar, integral ¿y la sal?

sal

Sal marina natural y refinada

La sal marina natural se obtiene mediante la evaporación de agua de mar. Su principal componente es el cloruro sódico, pero también contiene yodo, flúor y otros minerales esenciales para el organismo en proporciones adecuadas.
La sal marina refinada o sal común, es un producto de la industria química que ya sólo contiene sodio y cloro, convirtiéndose tras el proceso de refinado en un aditivo y reactivo económico. Además, la sal refinada contiene numerosos productos químicos añadidos como antiapelmazantes y blanqueadores, que pueden favorecen problemas como la retención de líquidos, al dificultarse su asimilación y mezcla con los fluidos del cuerpo. Sin embargo, la sal sin refinar, en su justa medida, se cree que presenta beneficios para el organismo, aunque sobre esto existen controversias.

Sal del Himalaya

Una opción muy interesante para consumir es la sal rosada o del Himalaya. La verdadera (no todas las que se comercializan con ese nombre) proviene de yacimientos al pie del Himalaya, donde la sal marina cristalizó hace unos 250 millones de años y ha permanecido fosilizada hasta hoy, guardando toda su pureza: no contiene contaminantes medioambientales ni añadidos químicos. Contiene oligoelementos que el cuerpo necesita pero no produce, siendo muy rica en calcio, hierro, magnesio y potasio, además de hierro, que le da el color anaranjado. Hay que tener en cuenta que es un recurso limitado y costoso.

Flor de sal

La flor de sal es la primera costra de cristal que se forma durante el proceso de evaporación y se recolecta en las salinas mediante rejillas ya que es una capa fina todavia flotando en el agua; se produce en determinados lugares como los parques naturales de Cabo de Gata-Nijar (Almería), o las Salinas de Santa Pola (Alicante), es una sal más pura, con unos granos crujientes e irregulares que no llevan ningún producto químico aditivo. Contiene importantes cantidades de sales cálcicas y magnésicas, beneficiosas para el organismo.

El Granero Integral comercializa una sal marina fina ecológica del parque natural del Delta del Ebro. Su obtención se realiza mediante métodos tradicionales bajo estrictos controles de calidad que garantizan su pureza.

El gomasio como sustituto de la sal

El gomasio o sal de sésamo es un sustituto saludable de la sal de mesa. Con él se pueden salar los alimentos, aportando un agradable sabor a frutos secos y  enriqueciéndo la comida al aportar sobre todo minerales, ácidos grasos insaturados cardiosaludables, lecitina, vitaminas y proteínas. Además, puede ser interesante para regular el tránsito intestinal.

fold-left fold-right
About the author
Soy bióloga y educadora ambiental. La naturaleza es mi inspiración y mi vocación. Transmitir sus valores e inculcar su respeto para mí es una prioridad. Vivir de una manera más sana, natural, y sostenible es uno de mis principios. Me encanta escribir y combino mi trabajo en edición de textos con este bioespacio web creado con tanta pasión. vfd13@hotmail.com

Dejar un comentario