Encender velas…sin apagar tu salud

Velas de cera de abeja natural

Seguramente, la mayoría de nosotros habremos usado alguna que otra vela para hacer más acogedora una agradable velada (de ahí el nombre) con familia o amigos. Otras personas las usan habitualmente en su día a día para crear un ambiente cálido en el hogar, para momentos de relajación o incluso en el trabajo, especialmente los que se dedican a terapias naturales.

Lo que puede parecer una costumbre inofensiva, puede pasar factura a nuestra salud y al medio ambiente si no elegimos los productos adecuados…¿por qué? Porque la inmensa mayoría de velas que se comercializan actualmente son de parafina, un peligroso derivado del petróleo que libera compuestos tóxicos al aire cuando se quema. Según pruebas de la EPA (Environmental Protection Agency), entre estos contaminantes que dispersa se incluyen acetona, benceno, tolueno y plomo. El tolueno y benceno, están considerados como agentes carcinógenos. Según un informe de la Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU, la exposición de los niños al plomo se debe en mayor medida a la quema de velas*

En nuestro post de hoy veremos cuales son las opciones bio para que encender velas no suponga un peligro para nuestra salud ni para nuestro querido planeta.

Velas de cera de abeja

La cera es un producto natural producido por las abejas. La cera virgen, que se recoge inmediatamente después de ser secretada, es de color claro y según va pasando tiempo en los panales, toma un color más oscuro debido a la incorporación y mezcla con el polen, propóleos y otras sustancias naturales. Las cera se obtiene de dos maneras: filtrado de la miel o retirando las láminas de panales viejos. No es de extrañar que cada vez más neumólogos recomienden velas de cera de abeja frente a las de parafina: la Fundación de Neumología Alemana alerta de los peligros de inhalar los gases de combustión de las velas de parafina, especialmente para asmáticos y alérgicos. Frente a esto, las velas de cera de abeja no sólo no son dañinas, sino que pueden resultar incluso terapéuticas, según su porcentaje de própolis y otras sustancias naturales beneficiosas. Además, su combustión genera beneficiosos iones negativos que tienen capacidad de “purificar” el aire, a través de su capacidad de atrapar polvo, polen y otras sustancias contaminantes del aire.

Como única precaución, recomendamos la cera proveniente de apicultura ecológica, para asegurarnos que no esté contaminada por pesticidas usados para controlar al ácaro Varroa que infecta a las abejas.

Velas de soja

Una de las ventajas de la cera de soja sobre la parafina es que se trata de una materia natural renovable, al proceder del cultivo de una planta leguminosa, por lo que no tiene nada que ver con la contaminante industria del petróleo. Además, es segura para nuestra salud pues al quemarse no emite compuestos tóxicos ni cancerígenos. Un dato importante a tener en cuenta es el método de producción de la soja: gran parte de los cultivos mundiales de soja proceden de semillas transgénicas que se consideran un peligro a nivel medioambiental y de dudosa seguridad a nivel de la salud humana. Aunque no vayamos a ingerir el derivado de soja, si nos preocupa la salud de nuestro medio ambiente, deberíamos asegurarnos que la cera de soja procede de cultivos limpios: soja no transgénica y a ser posible de cultivo ecológico libre de pesticidas y otros químicos peligrosos.

Por otro lado, La cera de soja tiene un punto de fusión bajo (entre 40-45ºC), lo cual tiene tres grandes ventajas:

  • Se queman completamente sin dejar residuos, aprovechando el 100% de la cera
  • Permiten añadirles aceites esenciales naturales en vez de esencias sintéticas, ya que la baja temperatura de fusión permite que conserven mejor las propiedades y aroma de los aceites esenciales y los liberen de forma más estable.
  • Su combustión es lenta, haciendo que las velas duren de 2 a 3 veces más tiempo que las de parafina, lo que las hace claramente más rentables.

Además, al quemar velas de parafina de forma habitual en espacios cerrados, el hollín generado ensucia paredes y muebles y esto se reduce notablemente con la combustión de cera de soja, ya que aproximadamente genera un 90% menos de hollín respecto a la parafina. Tampoco es desdeñable el hecho de que el riesgo de quemaduras accidentales es menor.

Muchas velas no tienen un correcto etiquetado de ingredientes, debemos ser cuidadosos con los ambiguos reclamos como “procedentes de vegetales”, puesto que en vez de cera de soja, nos pueden vender velas con aceite de palma procedentes de monocultivos intensivos que desplazan selvas tropicales vírgenes…puede parecer complejo, pero sí que hay opciones, muchos artesanos y empresas responsables trabajan estos materiales para beneficio de nuestra salud y del medio ambiente.

*Silvia K. Müller, Vorsicht bei MCS: Kerzen können zu Schadstoffbelastung in Innenräumen beitragen

fold-left fold-right
About the author
Hola! me llamo Elsa y soy bióloga especialista en Bioquímica y Biología Molecular. Me gusta caminar por la Tierra como lo haría por el vientre de mi madre, con infinito respeto y amor. Soy una apasionada de la fitoterapia y aromaterapia, la bioconstrucción, la agricultura ecológica, las energías renovables y los movimientos sociales que luchan por un mundo más justo. Intento vivir una vida más sostenible mientras sueño con la autosuficiencia alimentaria y energética, aunque soy consciente de que mi huella aún es grande. Actualmente compatibilizo mi labor en Opción Bio con mi pasión por la salud y la cosmética ecológica en Alter Eco (www.altereco.es) Podéis contactar conmigo aquí: elsa@opcionbio.es

263 Replies to Encender velas…sin apagar tu salud

  1. Rocío dice:

    ¡Hola Elsa! Enhorabuena por el post y por el blog. Soy una apasionada por las velas y estaba buscando alternativas a las que continenen parafina: ¿podrías decirme algunas empresas o marcas que trabajen las velas de soja o de cera de abejas y donde las comercializan? ¡Muchas gracias!

Dejar un comentario