Tecnología ética: Fairphone

474226_503172943070944_914955129_o

Para muchas personas es difícil imaginar un mundo sin aparatos electrónicos. Es innegable que la tecnología ha mejorado nuestras vidas en muchos sentidos, pero lo que no es tan obvio es que también ha creado muchos nuevos problemas en todo el mundo. La industria electrónica utiliza una parte importante de la oferta mundial de ciertos minerales, parte de los cuales se extraen en condiciones laborales muy duras en los países en desarrollo.

Cuando vamos a comprar un móvil, un ordenador o cualquier otro aparato electrónico ¿somos conscientes de la responsabilidad social y ambiental de las empresas?, ¿sabemos quiénes son los proveedores de estas empresas y en qué condiciones se consiguen las materias primas necesarias?, ¿nos preguntamos en qué condiciones han sido fabricados esos relucientes aparatos de alta tecnología?

Si os habéis hecho alguna de estas preguntas, seguramente ya conoceréis los conflictos armados que rodean el control de ciertos minerales clave para la producción de esta tecnología que tanto necesitamos. En nuestro anterior artículo “Regalos tecnológicos, sostenibilidad y conflictos armados”, analizamos cómo se relaciona el control y comercio de las tierras raras y el coltán necesarios para la fabricación de tantos aparatos electrónicos, con las mafias y guerras alrededor del mundo.

Ahora viene la segunda parte del tema: ¿qué podemos hacer nosotros al respecto como consumidores responsables? Hasta ahora no hemos tenido muchas opciones, afortunadamente poco a poco vamos obteniendo más información acerca de los modos de producción de las empresas y conociendo iniciativas que nos alegran por lo coherentes que son, con una visión integral del problema, tanto a nivel social como ambiental. Un buen ejemplo es Fairphone.

Características Fairphone

Fairphone

Detrás de este smartphone con nombre tan sugerente ( “el móvil justo”), se encuentra una filosofía de empresa que se basa en el comercio justo y apunta muy alto: cambiar las reglas del juego de la industria electrónica, con una política de transparencia en las cadenas de proveedores para redefinir la economía hacia una economía que siga los principios del bien común.

Su modo de trabajo consiste en revisar exhaustivamente todos los factores implicados en la fabricación del móvil: minerales, componentes, personas y procesos de producción para revelar el impacto real de la producción electrónica, y tomar medidas para hacer mejoras. Son conscientes de que algunos de los cambios van a suceder rápidamente, mientras que otros pueden tardar años.

Fabricación

Su objetivo final es tener relaciones transparentes y a largo plazo con los proveedores para asegurar buenas condiciones de trabajo y unas prácticas de reciclaje seguras. Esto incluye el suministro de un salario digno, garantizando horas de trabajo razonables, una mejora de las condiciones laborales y el empoderamiento de los trabajadores mediante conversaciones directas con sus empleadores.

Otro punto crucial en su producción es la obtención de minerales libres de conflicto, que no financien guerrillas, mafias o guerras. En Kivu del Sur, República Democrática del Congo, consiguen minerales libres de conflicto como el tantalio,  consiguiendo que los ingresos de los mineros se hayan duplicado, y las condiciones de trabajo son cada vez más seguras, a raíz de que las cooperativas locales suministran equipo adicional para los mineros y estabilizan los pozos de extracción con pilotes de madera.

 

Principios de Fairphone

Diseño responsable

Se quieren basar en un diseño abierto, responsable e inteligente, que acabe con la mentalidad de “usar y tirar” y tenga en cuenta su ciclo de vida completo. Para ello quieren que sea un teléfono completamente reciclable (por cada Fairphone vendido destinan 3€ al reciclaje y eliminación de residuos electrónicos en Ghana), fabricado con materiales saludables para las personas y el medio ambiente libres de plásticos y toxinas, con un mínimo de embalaje y optimizado para plataformas de código abierto como Ubuntu. A nivel técnico se trata de un Android OS (4.2 Jelly Bean) con 16 GB de memoria interna SIM dual y doble cámara con un precio bastante razonable si lo comparamos con otros similares que no tienen nada que ver con el comercio justo: 325€.

Para comenzar su producción necesitaban recibir 5.000 pedidos y justo ayer 5 de junio cumplieron su objetivo, por lo que en otoño empezarán a enviar los primeros Fairphones. Esto nos demuestra que la tecnología también puede ser justa y que la gente puede valorar más un producto si está hecho responsablemente, independientemente de modas y especificaciones técnicas.

 

 

 

 

fold-left fold-right
About the author
Hola! me llamo Elsa y soy bióloga especialista en Bioquímica y Biología Molecular. Me gusta caminar por la Tierra como lo haría por el vientre de mi madre, con infinito respeto y amor. Soy una apasionada de la fitoterapia y aromaterapia, la bioconstrucción, la agricultura ecológica, las energías renovables y los movimientos sociales que luchan por un mundo más justo. Intento vivir una vida más sostenible mientras sueño con la autosuficiencia alimentaria y energética, aunque soy consciente de que mi huella aún es grande. Actualmente compatibilizo mi labor en Opción Bio con mi pasión por la salud y la cosmética ecológica en Alter Eco (www.altereco.es) Podéis contactar conmigo aquí: elsa@opcionbio.es

Dejar un comentario