Los beneficios de la naturaleza

naturaleza

El hombre necesita sentir cerca la naturaleza, esto es normal porque evolutivamente hablando, hace en realidad muy poco tiempo que algunas culturas urbanas “salimos” de ella. No sólo la necesitamos como miembros del ecosistema que seguimos siendo, para estar vivos, si no que tenemos necesidad física y psicológica, incluso espiritual, de tener contacto directo con ella, con nuestros sentidos, y recrearnos en ella. Necesitamos ver el sol, sentir el aire, y el paso de las estaciones, sentir los olores y colores que nos ofrece y relacionarnos con el entorno y con otros seres. Algunas personas buscan este contacto por medio del senderismo, escalada, bicicleta, o cualquier otro deporte al aire libre; También muchas se acercan con la ilusión de que el campo les regale alguno de sus frutos silvestres, hongos etc.. otras personas necesitan profundizar más en su conocimiento y se acercan de un modo más naturalista para observarla y comprenderla. Fruto de esta necesidad proliferan las empresas y organizaciones que imparten educación ambiental y formación naturalista: animal record, naturawalks, etc…

Muchas otras personas utilizan la naturaleza como vehículo de expresión artística mediante la pintura, fotografía, escultura y muchas otras manifestaciones.

Acuarela del artista Ángel Febrero

 

Incluso algunas escuelas educativas se plantean la necesidad de realizar la educación de los niños en un entorno natural. En España se está intentando instaurar un modelo similar a otros que cuentan con éxito ya en Europa: la iniciativa bosqueescuela. En el siguiente enlace tenéis más información.

De todo esto sabe mucho Richard Louv, presidente de la fundación Children and Nature, que fomenta la conexión de los niños con el mundo natural, y autor de 8 libros sobre la necesaria relación del hombre con la naturaleza, como The nature principle, en el que afirma que el siglo XXI será el siglo de la “restauración humana” en el mundo natural o  Last child in the Woods donde explica cómo la exposición directa a la naturaleza es esencial para un desarrollo saludable de la niñez y para la salud física y emocional de niños y adultos.

Una nueva investigación publicada en el British Journal of Sports Medicine ofrece ahora pruebas científicas de que caminar en la naturaleza y pasar tiempo bajo árboles de sombra de hoja provoca cambios electroquímicos en el cerebro que puede llevar a la gente a entrar en un estado altamente beneficioso de “atención sin esfuerzo”. Los investigadores del Reino Unido afirman que pasar tiempo en la naturaleza aumenta la felicidad, o la presencia de estados emocionales positivos, amplía la capacidad de pasar de pensamiento a acción de un individuo, tiene beneficios positivos para actividades físicas e intelectuales, y amplía los recursos psicológicos y sociales.

Lo que está claro es que la situación de crisis actual de alguna manera nos está acercando de nuevo, un poco más a la naturaleza, y esto es muy positivo, ya que después de tanto despilfarro, buscamos de nuevo lo “esencial” en el ocio y en nuestra forma de vivir. Especialmente está resurgiendo nuestra estrecha relación con la tierra y con el cultivo de alimentos, proliferando la formación y literatura que tiene que ver con la creación de huertos, grandes o pequeños, y cuidado de plantas.

 

fold-left fold-right
About the author
Soy bióloga y educadora ambiental. La naturaleza es mi inspiración y mi vocación. Transmitir sus valores e inculcar su respeto para mí es una prioridad. Vivir de una manera más sana, natural, y sostenible es uno de mis principios. Me encanta escribir y combino mi trabajo en edición de textos con este bioespacio web creado con tanta pasión. vfd13@hotmail.com

Dejar un comentario