Educar en verde

educarenverdepost

Recientemente se ha publicado un libro que nos parece muy interesante para todos aquellos que tengáis niños en la familia y que os aconsejamos. Se titula: Educar en verde de la editorial Graó y la autora es la psicóloga y pedagoga Heike Freire. Y nos parece crucial hablaros de este libro porque los niños son la generación del futuro y la tierra, ya delicada, está en sus manos.

Es muy importante que los niños adquieran una aptitud biofílica y no biocentrista, si queremos que de verdad sean conscientes del valor de la vida y lo natural, y que puedan ser personas capaces de cuidar y velar por su entorno. El ser un futuro consumidor responsable y tener una actitud crítica respecto a la conservación de la vida, pasa por una educación y sensibilización previa que quizás no se trabaja suficientemente en la escuela y que como padres y familiares podemos fomentar.

La mayoría de los niños de nuestra generación viven muy “de espaldas” al medio ambiente. Y esta no es una idea superflua o romántica, ya que tiene sus consecuencias en las decisiones futuras. Hoy día tenemos niños muy “activos” y formados (casi a veces estresados) pero alienados respecto al mundo natural, del que desconocen casi todo. Son muy aclaradoras las reflexiones de la autora sobre este hecho: “Cuanto más nos alejamos, física y emocionalmente, de nuestra conexión con el resto de seres y elementos que pueblan la Tierra, más dificultades tenemos para relacionarnos con ellos…”; “Contribuir a reducir el déficit de naturaleza no se debe a razones románticas, estéticas o de justicia, sino porque de ello depende la salud mental, física y espiritual de nuestra especie…”.

En el libro se reflexiona sobre las consecuencias de una educación entre paredes y tecnología y se habla del síndrome de “déficit de naturaleza” extraido del libro “The last child in the woods” de Richard Louv, quien relaciona derterminados síndromes como el défict de atención-hiperactividad con la falta de contacto con el mundo natural.

En otra parte del libro analiza cómo “cura” y afecta la naturaleza en la salud física y emocional de los niños y posteriormente da ideas para descubrir y explorar el entorno natural.

Son reveladoras las conclusiones de algunos estudios en este sentido:

  • Los niños que juegan con regularidad al aire libre desarrollan más sus habilidades motoras de coordinación, equilibrio y agilidad, y caen enfermos con menor frecuencia (Grahn, et al. 1997, Fjortoft & Sageie 2001).
  • La naturaleza mejora el desarrollo cognitivo ampliando la auto conciencia, la capacidad de razonamiento y de observación (Pyle 2002).
  • El mundo natural minimiza el impacto del estrés en la vida de los niños y les ayuda a enfrentar la adversidad. Cuanto mayor es el contacto, mayores los beneficios (Wells & Evans 2003).
  • Las experiencias tempranas en el mundo natural se han relacionado con el desarrollo de la imaginación y de la capacidad de maravillarse (Cobb 1977, Louv 1991). Esta última es un factor decisivo en la motivación, a lo largo de toda la vida (Wilson 1997).
  • Los niños que juegan en la naturaleza tienen sentimientos más positivos sobre sí mismos y los demás (Moore 1996).

http://educarenverde.blogspot.com.es/

http://www.childrenandnature.org/

 

 

 

 

fold-left fold-right
About the author
Soy bióloga y educadora ambiental. La naturaleza es mi inspiración y mi vocación. Transmitir sus valores e inculcar su respeto para mí es una prioridad. Vivir de una manera más sana, natural, y sostenible es uno de mis principios. Me encanta escribir y combino mi trabajo en edición de textos con este bioespacio web creado con tanta pasión. vfd13@hotmail.com

Dejar un comentario