Leches vegetales: fuente de salud

0010386827X-849x565

Existe mucha literatura sobre la inconveniencia del consumo de leche de vaca en la edad adulta que podemos investigar:

  • Primero, porque, paradójicamente, aunque la leche se asocia a una buena ingesta de calcio, hay estudios que revelan que entorpece la asimilación de iones calcio celular e intestinal (esto tiene que ver con el desequilibrio calcio-magnesio de la leche y la entrada de sodio a las células).
  • Segundo, porque al dejar de ser niños vamos reduciendo la cantidad de enzimas necesarias para su digestión. Son destacables los síntomas por la intolerancia a la lactosa (el azúcar de la leche) con hinchazón, diarrea o dolor abdominal.
  • Tercero por las frecuentes alergias que provocan las numerosas proteínas que posee (con manifestaciones gastrointestinales, respiratorias y dermatológicas).
  • Además es rica en grasas saturadas y colesterol.

Pero a nosotras nos preocupa sobre todo el consumo de leche industrial de vacas a las que se les suministra hormonas, antibióticos y otros productos químicos que pasan a la leche. Por eso recomendamos que el consumo de leche sea lo más natural posible, y a ser posible procedente de la ganadería ecológica.

Además existen multitud de opciones interesantes de leches vegetales: obtenidas de legumbres, frutos secos o cereales. Están ricas y son muy nutritivas y saludables. Poseen vitaminas y sales minerales y grasas poliinsaturadas, más beneficiosas para la salud (cardiovascular) que las grasas saturadas de la leche de vaca.

Haremos un repaso rápido, ya que cada una merece analizarla de manera individual en un futuro post.

Leche de soja

Es la más consumida de las leches vegetales en la actualidad. Se puede obtener de triturar las habas de soja en remojo (obteniendo un producto muy natural) o de un proceso físico-químico que aísla las proteínas para luego añadirle otros compuestos (esto lo hacen muchas marcas).

  • Es muy proteica (cuenta con proteínas de alto valor biológico), vitaminas B y E.
  • Ayuda a regular el colesterol y la presión arterial (por el contenido en potasio y magnesio).
  • Es rica en lecitina.
  • Destaca su contenido en isoflavonas recomendables (en la cantidad adecuada) para las molestias premenstruales y la menopausia.

Al ser una legumbre puede dar en algunas personas algo de pesadez, por lo que se recomienda en ese caso utilizar leches de cereales o frutos secos:

Leche de avena

  • Es muy rica en fibra soluble que favorece el desarrollo de la flora intestinal beneficiosa y ayuda a reducir el colesterol, siendo recomendable para el estreñimiento.
  • Es rica en vitamina E antioxidante y vitamina B, buena para el sistema nervioso, con un efecto calmante. Recomendable para estudiantes y deportistas.
  • Disminuye el riesgo de diabetes, sus azúcares lentos favorecen la actividad del páncreas, y  ayuda en las dietas, ya que al “inflarse” en el intestino crea sensación de saciedad.

Leche de almendras

  • Muy nutritiva (se usa en casos de debilidad o anemia, madres lactantes, convalecencias..) y muy digestible.
  • Es astringente, regula la motilidad intestinal en casos de diarrea.
  • Contiene L-arginina y ácido oleico.
  • Es fuente de hierro y calcio, magnesio, fósforo, manganeso, y vitaminas E, A y B5.
  • Reduce el nivel de colesterol sanguíneo y mejora el sistema nervioso.

Leche de arroz

Esta leche (distinta del agua de arroz) se obtiene al fermentar en varias etapas los granos de arroz molidos y cocidos.

  • Ideal como refresco, es totalmente digestible recomendándose en gastroenteritis.
  • Es rica en hidratos de carbono, lo que la hace energética, más que nutritiva.
  • Contiene muy poca grasa y azúcares naturales de asimilación lenta.
  • Es rica en magnesio, es depurativa, hipotensora  y disminuye el ácido úrico en sangre.

Además existen leches de espelta, de nuez, de avellanas, de sésamo, de castañas, de quinoa , de mijo, de kamut, de chufa (la horchata), etc… hasta de alpiste, que nos ofrecen unos sabores distintos y unas propiedades diferentes, que merecen ser introducidas en nuestra dieta e ir alternado su consumo.

¿Os animais a contarnos vuestras preferencias o recetas?

 

 

fold-left fold-right
About the author
Soy bióloga y educadora ambiental. La naturaleza es mi inspiración y mi vocación. Transmitir sus valores e inculcar su respeto para mí es una prioridad. Vivir de una manera más sana, natural, y sostenible es uno de mis principios. Me encanta escribir y combino mi trabajo en edición de textos con este bioespacio web creado con tanta pasión. vfd13@hotmail.com

Dejar un comentario