Vehículos eléctricos: pasado y presente

COCHE ELÉCTRICO

Algo está cambiando en la industria automovilística. Parece que por fin, después de largos años de espera, casi todas las grandes marcas de vehículos se animan a  lanzar unos vehículos cuya tecnología ya estaba desarrollada hace muchos años.

Un poco de historia

Para los que lo desconozcan, el concepto de coche eléctrico no es algo nuevo, pues el primer vehículo eléctrico comenzó a ser fabricado por General Motors en 1996, el famoso EV1. Este coche tenía altas prestaciones, pudiendo recorrer con una carga casi 130 kilómetros en carretera a una velocidad de 100 km/h.

Se interrumpió su producción en 1999 y todos los vehículos en uso fueron retirados del mercado. GM alegó entre otras razones, que el EV1 no era comercialmente viable en aquella época debido a los intereses económicos de las compañías petroleras y a la falta de baterías adecuadas, ya que la empresa CHEVRON-TEXACO adquirió la patente de las baterías níquel metal hidruro y posteriormente desmontó la fábrica. Algo similar ocurrió con otros modelos que fueron eliminados del mercado como el Toyota Rav4 EV (1997-2003), el Ford Range EV (1993-2001), el Ford Think City (2001-2004), y el Nissan Passadena Hypermini.

¿En qué momento está el coche eléctrico?

Desde entonces, la tecnología que se fomentó como “ecológica” fue la de los coches híbridos, aunque no llegan a solucionar el problema de las emisiones de CO2 ni a liberarnos de la dependencia del petróleo.

Afortunadamente, en el Salón Internacional del Automóvil celebrado el pasado mes de mayo, los vehículos eléctricos fueron los grandes protagonistas. Algunos modelos eléctricos que se presentaron, son el Leaf, de Nissan, y el Twizy de Renault; aunque este último resulta económico, hay que tener en cuenta que aún no está solucionado el tema de las baterías y hay un coste adicional por el alquiler de la batería de unos 50 €/mes.

El Plan Integral de Impulso al Vehículo Eléctrico en España 2010-2014 recoge un programa para la concesión de incentivos para la compra de vehículos eléctricos. Según este programa se podrá acceder a una subvención máxima de 6000 € por vehículo, o un 25% de valor del vehículo. Estas ayudas tendrán un presupuesto total de 72 millones de euros.

Un punto importante a considerar es el de la procedencia de la energía eléctrica. No tiene mucho sentido que consideremos “ecológico” un coche si la electricidad que usa proviene de las contaminantes centrales térmicas o de las peligrosas nucleares. En el pasado mes de septiembre un 44,2% de la producción eléctrica procedió de tecnologías que no emiten CO2, pero tan solo un 22.8% proviene de renovables. Como dato positivo, este porcentaje puede aumentar, ya que en febrero del 2011 las renovables representaron el 35,3% de la generación de electricidad en España, según Red Eléctrica de España (REE).

Uno de los mayores obstáculos que podemos encontrarnos si nos planteamos la compra de un vehículo eléctrico es que no se está potenciando suficientemente la creación de una buena red de puntos de recarga, aunque ya hay algunas iniciativas de “electrolineras” y puntos de recarga en parkings, centros comerciales e incluso puntos de recarga en la calle.La empresa Navteq, líder en datos para mapas digitales, va a introducir nuevos contenidos con Ubicaciones de puntos de recarga de Vehículos eléctricos para reducir el miedo a quedarse sin ningún sitio donde cargar el vehículo.

Una alternativa la representa el proyecto EMIC. Este sistema ha sido ideado y desarrollado conjuntamente por Ecomotive Innova y Saft Batteries para la portabilidad de las baterías, pudiendo transportarlas y recargarlas fácilmente en cualquier punto de la red eléctrica (hogar, oficina…).

 

 

fold-left fold-right
About the author
Hola! me llamo Elsa y soy bióloga especialista en Bioquímica y Biología Molecular. Me gusta caminar por la Tierra como lo haría por el vientre de mi madre, con infinito respeto y amor. Soy una apasionada de la fitoterapia y aromaterapia, la bioconstrucción, la agricultura ecológica, las energías renovables y los movimientos sociales que luchan por un mundo más justo. Intento vivir una vida más sostenible mientras sueño con la autosuficiencia alimentaria y energética, aunque soy consciente de que mi huella aún es grande. Actualmente compatibilizo mi labor en Opción Bio con mi pasión por la salud y la cosmética ecológica en Alter Eco (www.altereco.es) Podéis contactar conmigo aquí: elsa@opcionbio.es

Dejar un comentario