Aprovechamiento energético del mar: proyectos pioneros bimep y Mutriku

Planta de Mutriku

El desarrollo de nuevas fuentes de energía renovables pone grandes esperanzas en el aprovechamiento energético del mar, aunque actualmente sólo existen unos cuantos proyectos piloto situados en unos pocos países.

Los distintos tipos de energía marina se basan en las mareas, olas, corrientes marinas, gradientes térmicos y gradientes salinos. En nuestro país las posibilidades estudiadas apuntan a la energía mareomotriz (mareas) y undimotriz (olas) como las que más eficazmente se pueden aprovechar.

En Euskadi se están desarrollando algunos proyectos pioneros a nivel mundial en el aprovechamiento energético del oleaje, como el proyecto bimep y el de la planta de Mutriku (Guipúzcoa).

Proyecto bimep (Biscay Marine Energy Plattform)

Su objetivo es la investigación y explotación de sistemas de captación de energía de las olas en mar abierto, a través de unas modernas infraestructuras submarinas con conexión a la red eléctrica en tierra. La generación de electricidad se realiza a través de un convertidor de energía de las olas (CEA), que transmite la energía generada por el oleaje a través de un cable umbilical conectado a un cable dinámico. La producción de energía está determinada por la altura y velocidad de la ola, su longitud de onda, y la densidad del agua.

Planta de Mutriku

La planta de generación eléctrica a través de las olas marinas, inaugurada en Mutriku el pasado 8 de julio, se convierte en un referente mundial, siendo la primera con configuración multiturbina que existe actualmente.

Cuenta con tecnología denominada OWC (Columna de Agua Oscilante) que  es una de las tecnologías de aprovechamiento energético de las olas más maduras que existen en el mercado.  Cuenta con 16 cámaras turbinas, con una potencia instalada total de 296 kW.  Se estima una producción anual de 600.000 kWh, lo que supone energía eléctrica suficiente para abastecer las necesidades de 600 personas. Aunque esta producción puede parecer modesta,  evitará la emisión de 600 toneladas de CO2 al año, equivalente al efecto depurativo de 80 hectáreas de bosque.

El funcionamiento del sistema se basa en la presión que ejerce la ola sobre el aire. Al llegar la ola, presiona el aire de las 16 cámaras y éste asciende pasando por las turbinas y haciéndolas girar. Cuando la ola se retira, el aire es succionado y también pasa por la turbina, lo que en ambos casos produce un movimiento giratorio de cada turbina, siempre en el mismo sentido, que se aprovecha para mover los generadores y producir electricidad.

No podemos olvidar el posible impacto ambiental que la construcción de dichas instalaciones puede generar, ya que podrían tener una acción de  protección de la costa y cambiar los patrones de los sedimentos, lo que requiere seleccionar el lugar cuidadosamente. En el caso de Mutriku, se aprovechó la construcción de un nuevo dique de abrigo del puerto con el fin de integrar la planta para aprovechamiento energético del oleaje y evitar nuevas construcciones.

Fuente: EVE Ente Vasco de la Energía

http://www.eve.es/web/Portada.aspx

 

 

 

 

fold-left fold-right
About the author
Hola! me llamo Elsa y soy bióloga especialista en Bioquímica y Biología Molecular. Me gusta caminar por la Tierra como lo haría por el vientre de mi madre, con infinito respeto y amor. Soy una apasionada de la fitoterapia y aromaterapia, la bioconstrucción, la agricultura ecológica, las energías renovables y los movimientos sociales que luchan por un mundo más justo. Intento vivir una vida más sostenible mientras sueño con la autosuficiencia alimentaria y energética, aunque soy consciente de que mi huella aún es grande. Actualmente compatibilizo mi labor en Opción Bio con mi pasión por la salud y la cosmética ecológica en Alter Eco (www.altereco.es) Podéis contactar conmigo aquí: elsa@opcionbio.es

Dejar un comentario