La mala fama de los parabenes

paraben

Te invito a leer la etiqueta de ingredientes de algún cosmético usual que se encuentre en tu cuarto de baño y buscar en ella algún compuesto que termine en “-parabene”: etil-paraben, butil-paraben, metil-paraben, propil-paraben, o bien sus códigos E-214, E-216, E-218, etc…), ¿lo has encontrado?

Pero, ¿qué son los parabenes? , ¿por qué gozan de tan mala fama?

Los parabenes son compuestos químicos (concretamente esteres del ácido hidroxibenzoico) que son sintetizados en el laboratorio y utilizados convencionalmente en la industria cosmética como conservantes económicos. Inhiben el crecimiento de microorganismos (bacterias y hongos) aumentando así la durabilidad de los productos y la contaminación de los mismos, fuente de posibles infecciones para nuestro cuerpo. Sorprendentemente, se utilizan incluso en muchos productos que se comercializan como “cosmética  natural”.Entonces, ¿cuál es el problema?

Los parabenes se han relacionado en numerosos estudios científicos con:

-irritaciones cutáneas (esas escamillas y picores que tenemos a veces después de ducharnos en la piel…);

-alteraciones endocrinas, ya que funcionan como “disruptores endocrinos”, es decir que interaccionan con  nuestro sistema endocrino modificando la producción de hormonas en el organismo.

-En concreto, algunos parabenes imitan a los estrógenos tras su absorción por la piel, consecuencia de la aplicación de desodorantes y cremas en la axila, y el exceso de estrógenos se ha relacionado con el cáncer de mama.

No obstante, las cantidades que se utilizan de parabenes son pequeñas, por lo que el problema quizás podría derivar de su uso continuado. Aunque hay que resaltar que aún no existe evidencia científica total, sin caer en el alarmismo, opción bio recomienda la precaución y la alternativa a la espera de estudios más determinantes. De hecho, aún no existe una prohibición general para limitar el uso de estos conservantes, pero en países como Dinamarca desde el pasado mes de marzo de 2011, ya no podrán emplearse en productos destinados a niños menores de 3 años.

¿Qué alternativas existen a los parabenes?

Otros agentes conservantes que se utilizan en cosmética son los derivados fenólicos como el fenoxietanol que se ha utilizado para sustituir a los parabenes y evitar su mala prensa por motivos de marketing, aunque éstos tampoco parecen resultar demasiado inocuos…

Una buena alternativa natural que permite reducir el uso de conservantes sintéticos es aprovechar las propiedades antimicrobianas que poseen:

-los propios aceites esenciales, principios activos que son capaces de controlar el crecimiento bacteriano, aunque a la industria convencional le resulta una materia prima bastante más costosa.

-Alcoholes de origen natural, como etanol.

-o tener en cuenta el diseño del envase, que no propicie el contacto del producto con la piel o con el medio ambiente.

Aunque estos métodos más naturales no sean tan potentes y restrinjan la fecha de caducidad, creemos que hay que seguir potenciándolos e investigando en nuevas opciones.

 

fold-left fold-right
About the author
Soy bióloga y educadora ambiental. La naturaleza es mi inspiración y mi vocación. Transmitir sus valores e inculcar su respeto para mí es una prioridad. Vivir de una manera más sana, natural, y sostenible es uno de mis principios. Me encanta escribir y combino mi trabajo en edición de textos con este bioespacio web creado con tanta pasión. vfd13@hotmail.com

One Reply to La mala fama de los parabenes

  1. Suval dice:

    Es más conveniente utilizar conservantes alimentarios en cosmética, al final nos protegen de lo mismo, hongos, bacterias y microorganismos sin alterar los principios activos.

Dejar un comentario